Centro Zaragoza presente en la Semana del Seguro 2019

19/02/2019 Carlos Arregui, Director General de Centro Zaragoza, intervino evaluando el impacto de las nuevas tecnologías del automóvil en la jornada de GT Motive.

Su ponencia se centró en una realidad: el avance hacia la automatización del vehículo, incidiendo en el hecho de que nuestro automóvil será capaz de realizar todas las funciones de conducción en todas las condiciones. Carlos Arregui, explicó a la audiencia que el horizonte es prometedor, pues se espera conseguir una reducción en el número de accidentes que acerque de forma asintótica la siniestralidad vial a cero. Los vehículos autónomos llegarán más pronto que tarde, y pronto se popularizarán si las condiciones normativas lo permiten. Pero esta popularización no será tan rápida como cabría esperar. Las últimas previsiones apuntan a que hasta la década de 2050 no se alcanzará un parque automovilístico en el que la mitad de los vehículos sean autónomos. Convivirán vehículos convencionales, con más o menos ayudas a la conducción, pero siempre con la actuación humana sobre los mismos, con vehículos totalmente automatizados.

Asimismo, resaltó que nos encontramos en un momento en el que la investigación se convierte en una necesidad por la repercusión que la evolución del automóvil tiene en el correcto aseguramiento. Varias son las preguntas que surgen: ¿Cómo afecta a la siniestralidad epidemiológica de un modelo la incorporación de un determinado sistema ADAS? ¿Qué información puedo obtener sobre los sistemas que un vehículo incorpora en el momento del aseguramiento? ¿Cuál es el proceso de reparación de paragolpes que permite asegurar un óptimo funcionamiento del radar? ¿Cómo debe llevarse a cabo la calibración de una cámara tras la sustitución de la luna? ¿Están todos los actores preparados para la llegada del coche eléctrico? Etc.

Finalmente, indicó que el objetivo de Centro Zaragoza es avanzar en el conocimiento, a través de sus investigaciones, innovaciones y programas formativos; y que la evolución del automóvil ha alcanzado una velocidad de crucero vertiginosa, el tren de las nuevas tecnologías tiene un destino incierto, el trayecto puede no ser muy confortable y no estar exento de amenazas. Sin embargo, el mayor riesgo es el de quedarse en el andén.


Volver a listado
Subir